ACEITES ESENCIALES

Son la esencia de las plantas aromáticas. Estos aceites se obtienen por destilación de vapor de agua. Una alta concentración de los principios activos de la planta que pasan al torrente sanguíneo a través de la piel. También ejercen un efecto específico a nivel emocional ya que, a través del olfato, las sustancias volátiles de los aceites esenciales pasan al cerebro y actúan a nivel límbico. Sus principios activos tienen propiedades excelentes tanto para nuestra piel como para todo nuestro organismo, ya que a través de la piel podemos sanar y proteger nuestros órganos y sistemas funcionales. La regeneración cutánea, efecto calmante y relajante, son efectos directos a nuestra piel.

Citrus aurantium ssp amara: Regenerador cutáneo, calmante y relajante.

Pelargonium x asperum: tónico astringente, regenerador y equilibrante nervioso.

Boswellia thurifera: Regenerador, antiinflamatorio y antiséptico.

Lavandula angustifolia: Regenerador cutáneo, cicatrizante y anitséptico. Calmante, sedante y antidepresivo.

Commiphora myrrha: Mejora la piel seca y agrietada.

Citrus sinensis: antiséptico, tónico para la piel, y calmante. Produce sensación de bienestar.

Aniba Rosaeodora var. Amazónica: Reafirmante de los tejidos.

Melaleuca alternifolia: Antibacteriano, fungicida, parasiticida. Antiviral y estimulante inmunitario.

Laurus nobilis: Antibacteriano notable. Antiviral y fungicida. Mucolítico y expectorante. Regulador del sistema nervioso simpático y parasimpático.

Citrus Limon: Antibacteriano, antiséptico y anitviral. Fluidificante sanguíneo. Tónico digestivo, carminativo, aperitivo, depurativo.

Mentha x piperita: Anestésico, analgésico y antiinflamatorio intestinal. Tónico y estimulante general.

Rosmaris officinalis QT Verbenona: Anticatarral, mucolítico. Cicatrizante y regenerador cutáneo. Regulador nervioso y cardíaco. Importante regulador endocrino.